sábado, 18 de diciembre de 2010

Inma: ¡Yo tengo tres gatas negras en mi vida!

Inma me ha escrito para contarme de sus tres panteritas negras, preciosísimas como ellas solas. Gracias, Inma, y sobre todo felicidades por tenerlas y por ese amor que denota cada palabra que escribes. ¡Un abrazo!


Yo también tengo michis negros. Es más, ya casi los colecciono. Desde mi punto de vista son las criaturas más bellas que se mueven en nuestro entorno, y además, y lamentablemente, debido a la ignorancia supina, la superstición irracional y la suprema estupidez de una gran parte de la población, están en franca desventaja frente a otros bellos compañeros... Y no digamos nada si encima tienen la mala suerte de ser hembras. Ahí ya cruz y raya, sobre todo aquí en Andalucía... "gato negro, malo... gata negra, ....por negro y hembra, dos veces malo"...

Pues bien, yo las adoro. Llevo años sacando gatos de la calle y dándolos en adopción, pero por circunstancias de la vida no pude tener uno en mi casa de manera fija, hasta que un buen día, mejor dicho, magnífico día, hace unos años esto cambió. Era fin de semana, llovía a cántaros y mi hijo llegó a mi local con "algo" grisáceo, embarrado y canijo, metido en un bolsillo del anorak, todo suciedad orejas y ojos. Le pregunté ¿eso qué es? y su respuesta fue muy directa: "Mamá, esto es un gatito, MI GATITO". Bien, le contesté, el lunes le llevaremos a la vete, que lo revise, vacune, desparasite y le buscaremos un hogar... (como siempre, pensé yo). Pero por alguna razón aquel amasijo de pelos, barro y pulgas se hizo "el ama del cortijo". El lunes efectivamente fue a nuestra veterinaria; desparasitada, limpia y vacunada resultó ser una preciosa gatita negra con un mochito de pelo blanco en la tripilla y unos inmensos ojazos verdes brillantes como esmeraldas. Estaba absolutamente desnutrida, llena de parásitos por dentro y por fuera y de heridas que fueron poco a poco sanando, y ella se fue convirtiendo en la belleza tranquila, dulce y cariñosa que ahora es. Ni que decir tiene que se quedó en casa. Es mi primera panterita, Amaranta, la reina de la casa.



Han pasado much@s más gatitos por casa, algunos se quedaron (tengo 6 en total míos más los acogidos que toque), mientras que otros se fueron a un hogar definitivo.
Y llegó la segunda pantera: Azabache, otra belleza negra, con los ojos color ámbar y un grave problema psicológico. Su dueña, quien la crió desde cachorrita, había muerto y la familia, por no saber, no sabían siquiera si era gato o gata. La esterilizamos y preparamos y la tomamos en principio en acogida. Fueron unos días terribles, traía una depresión que ni comía ni bebía, se pasaba las horas muertas mirando a la pared escondida en un rincón. Dos semanas tardamos en poder acariciarla. Venían visitantes y se ocultaba temerosa, aunque fuesen posibles adoptantes que se interesaban por ella. En vista de que no quería irse... nos la quedamos. Ella es la princesa camorrista, a todo el mundo tiene algo que decirle, y si no puede dormir entre mis piernas, entonces no puede dormir nadie en casa.


Y como no hay dos sin tres, en el ínterin apareció Damita, negri-colorá... Es negra negra, pero su pelo tiene un curioso reflejo caoba, preciosa, estilizada, ojos profundos amarillo brillantes... Y por causa de sus ojitos iban a sacrificarla en una malhadada perrera. ¡¡El absurdo llevado al colmo!!! Tenía conjuntivitis, que se curó en cuatro días y no ha vuelto a molestarla. Es la infanta rebelde del reino, canija, gamberra y juguetona. Alegre como un cascabel y traviesa como ella sola.



Las tres son especiales, las tres son hermosísimas, y las tres si traen algo a mi casa es felicidad y buena suerte.. Y lo siento por los supersticiosos.

Ha habido, aún hay y habrá seguro, más negrit@s en mi vida, de hecho este verano han salido adoptados desde mi casa en total 4 gatos negros y ahora hay una más en acogida. Lamentablemente ell@s son casi siempre l@s últim@s en ser elegid@s, pero para mí, mis niñas son y serán siempre las primeras.

Así es la historia de mis panteritas, y así os la hemos contado.

6 comentarios:

  1. Gracias por publicar la historia de mis tres bellezas. ¡¡Las adoro, porque son adorables, como todos los michis, sean del color que sean!!

    ¡Enhorabuena por este estupendo blog!
    BdS

    PD: mis niñas, así como sus hermanitos, ya se han hecho seguidoras jejejejejeje

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por enviárnosla para poder publicarla, a ver si los lectores se animan a adoptar gatitos negros, que son preciosísimos y están un poco marginaditos los pobres. :)

    ¡Y gracias a tus peques por seguir mi blog! :-)

    ResponderEliminar
  3. Qué panteritas tan preciosas. Encantados de conocer más gente amantes de los gatos y de los negritos, cómo no.

    Un besote

    ResponderEliminar
  4. yo estoy muy triste en estos momentos mi panterita acaba de morir ase una hora y estoy muy molesta tambien porque como puede haber gente tan mala que envenena la comida para que los animales se la coman .. en esta ocasion le toco a mi bebe y se me murio y no puedo dejar de llorar.. cuiden mucho a sus animales porfa que la culpa no es de ellos si no de los dueños :(

    ResponderEliminar
  5. Qué horrible... espero que ese tipo de gente reciba algún día lo mismo que ofrece al mundo. Un abrazo muy fuerte, letty. Quizá puedas denunciar el hecho a alguna autoridad, si ha sido en algún espacio público.

    ResponderEliminar
  6. yo tambien estoi muy triste oi a mi pequeña pantera se la robaroon no se imaginan el dolor k sientoooo siento k la falle yo dabi de protegerla pero me la qitaron ay me iento.tan infeliz xk incluso eia dormia conmigo y me solia hacer esos masajitos k hacen los gatitos cuando mamam ojala k todo lo k sienta s borre y si esa persona es bondadosa k kuide de.mi gatita y k no lefalte amor... eso fue lo k mas yo le.di

    ResponderEliminar